11 divertidos juegos en casa para niños - Grisi Kids

Sabemos que los niños quieren jugar todo el tiempo sin importar los horarios o el lugar. Aquí te presentamos algunas propuestas de juegos para toda la familia que pueden poner en práctica en casa y pasar horas de diversión sin gastar dinero.

  1. Cartas personalizadas.

    Tanto si estamos de vacaciones como si se acerca un cumpleaños, navidad o San Valentín, será divertido crear unas cartas para enviar a familiares y amigüitos de tu hijo.

    Para esto necesitamos una cartulina del tamaño de una postal, pinturas y un lápiz, además de un sobre y sello.

    Deja que tu pequeño dibuje lo que quiera y en el reverso, anímalo a contar brevemente cómo lo está pasando, qué hace durante el día, etc. Lo ideal es que el niño nos dicte el texto y, al final, ponga su firma.

  2. Una casa de cartón.

    Si tenemos una caja grande de cartón en la que el niño quepa dentro, podremos hacer una casa, un avión, o una nave espacial; sólo hay que colocar la caja con la abertura hacia abajo y recortar los huecos de la puerta y las ventanas (lo haremos nosotros).
    Tu pequeño se encargará de decorarla, podrá pintar las tejas, la chimenea, macetas con flores, un buzón, etc. Cuando la termine, podrá jugar con ella. Para hacer un coche, la caja se coloca al revés, para que el niño pueda meterse dentro. Él se encargará de dibujar las ruedas, las ventanas, etc.
  3. Guerra de almohadas

    Es una estupenda forma de iniciar el día o de acabar la siesta. Lo ideal es que uno de los padres se alíe en secreto con los niños para sorprender al otro. Es una batalla inofensiva que sólo necesitarás unos cuantos cojines y almohadas, y grandes dosis de buen humor. Eso sí, al final los contrincantes deben hacer las paces.
    *Siempre cuida de dar golpes con fuerza moderada y ocupa cojines suaves; mantente alerta de posibles caídas de objetos y evita hacer esto arriba de la cama.
  4. ¿Suave o rugoso?

    En una bolsa opaca se ponen objetos variados: una esponja, algodón, un guante de fregar, un calcetín, etc. Los niños, por turnos, deben meter la mano en la bolsa, tocar un objeto y adivinar qué es. Cuando lo logren, sacarán el objeto y tomarán otro.
  5. Un collage.

    A los niños les encanta coleccionar cosas y atesorar recuerdos. En una cartulina y con pegamento podemos ayudarles a decorar un bonito mural para colgar en su cuarto con su nombre e imágenes de sus personajes favoritos.
  6. Inventar un cuento

    Alguien empezará a contar una historia y los demás, por turnos irán añadiendo un par de frases hasta completar el cuento. Lo ideal es que tú como adulto vayas escribiéndolo; El resultado será un cuento original muy divertido.
  7. ¿En qué animal estoy pensando?

    Un niño elegirá un animal y, sin decírselo a nadie lo imita a la vista de todos. El que lo adivine ocupará su lugar. Y así sucesivamente. No vale hablar, solo gesticular y hacer sonidos.
  8. Una banda musical.

    Con objetos de casa como cacerolas, tinas de plástico, cucharas o utensilios de cocina, podremos formar nuestra propia banda para cantar todos los éxitos favoritos por tu pequeño; podrán sentar a los muñecos y peluches frente a ustedes para tener su propio público que les aplauda.
  9. ¡Toca disfrazarse!

    Sabemos que a los niños les encanta disfrazarse, pero hacer ayudarlos hacer sus propios disfraces los hará aún más divertido; para ello podremos disponer de prendas que no usemos, bolsos, gorros, guantes y hasta zapatos que hayan pasado de moda y que ahora nos ayudarán a crear lo necesario para nuestros personajes.
  10. Juegos de ingenio

    ¡A ver quién dice más nombres de…! (de niño, o de niña, o de países, o de juguetes...). El juego se puede ir complicando según el ingenio de los participantes. Se pueden pedir palabras curiosas, como por ejemplo cosas que quepan en una caja de zapatos, platos que se puedan comer con las manos, animales que no tienen pelo, o cualquier tema que se nos ocurra.
  11. Pisar papeles

    Coloca diferentes hojas de papel de distintos colores en el suelo; los niños han de atravesar la habitación saltando de hoja en hoja, sin que los pies toquen el suelo. Este juego además de divertido ayudará a que tus pequeños puedan estimular el equilibrio y precisión.